Aquí estos pequeños esbozos que nos hagan reflexionar y conocer aspectos de la historia, genealogia y carácter de la realidad murciana. A través de sus lugares emblematicos, sus costumbres, sus personajes, su fisonomia, su gastronomia, etc...

martes, 23 de febrero de 2010

Origen del habla de Albudeite

En 1266 se consolidó definitivamente el poder cristiano en la Región de Murcia, aunque formalmente se impusiera sobre el musulmán en 1243. Sin embargo, a pesar de que poco a poco se fue colonizando el territorio con gentes catalano-aragonesas y, sobre todo, con castellanos, en muchos rincones la mayoría poblacional continuó siendo musulmana. De hecho, desde 1266 hasta 1613 estos mudéjares pudieron vivir tranquilos siempre y cuando se mantuvieran sometidos a sus nuevos señores. Hasta que se decidió su expulsión.


Aunque el bando de expulsión de los moriscos data de octubre de 1611, todavía en la primavera de 1612 se envió al dominico Juan de Pereda para que realizara un último informe de la situación.

Precisamente Pereda era favorable a la permanencia mudéjar en su lugar de origen, por lo que su propuesta fue, más que echar, repoblar de cristianos viejos determinados lugares. Por lo que respecta a Albudeite, el informe decía así: "La villa de Albudeite es de don Joan Faxardo, tiene 32 mudexares y xristianos viejos seis. Diçen bien dellos en todo lo general sus curas y confesores y otros nueve testigos. Tienen votadas tres fiestas de santos por particular devoçion".

El agente encargado de la expulsión en Albudeite fue el sargento mayor Luis Díaz de Navarra, asistido por su hermano y por Juan de Velasco. La orden desencadenó una ola de autolesiones, suicidios, precipitados matrimonios e incluso ingresos en conventos. Los que marcharon tuvieron que mal vender de prisa y corriendo sus posesiones antes de salir para Cartagena punto en el que fueron embarcados en diciembre de 1613 y enero de 1614.

En febrero de 1614 Francisco Buitrago, fiel del granero decimal y enviado del Gobierno regional, visitó Albudeite y la encontró prácticamente vacía.
sigue....

En el caso de Albudeite, y algún otro rincón de la Región, se produjo un fenómeno de reflujo y muchos de los expulsados volvieron clandestinamente, hasta el punto de que en agosto de 1615 el fenómeno era objeto de comentario. De hecho, el número de habitantes registrado en 1612 y en 1620 ascendía a 318 habitantes, prácticamente el mismo que antes de la expulsión, dato que no dejó de sorprender si tenemos en cuenta que la mayor parte de las poblaciones anteriormente citadas se hallaban casi vacías a pesar de los intentos de repoblación cristiana.

Otro dato histórico que atestigua el regreso de los moriscos de Albudeite versa sobre la visita que en 1630 realizó el juez comisionado para la venta de bienes y posesiones moriscos, Juan de Solar, por diversos motivos. Considerada la situación de Albudeite amenazó a sus habitantes con la orden de expulsión. Tan temible experiencia y el terror a volver a sufrir el exilio perpetuó entre los albudeiteros un afán por permanecer ocultos, por pasar desapercibidos y acabaron encerrándose endogámicamente en su pequeño valle durante siglos.

Por lo expuesto podemos concluir que a los veinte años aproximadamente de la partida hacia el destierro, la mayor parte de los albudeiteros estaban de vuelta, quizás por ello Jerónimo Medinilla, visitador de la Orden de Santiago, redactó en 1634 un informe en el que se sorprendía vivamente de que hubiese tanta población morisca.

Es indudable que estamos ante la clave que explica el origen y causa del peculiar uso lingüístico que caracteriza y singulariza a Albudeite dentro de la Región.


RICARDO MONTES
Cronista oficial
de Las Torres
http://ricardomontes.es/

(Articulo publicado el dia 14 de Febrero de 2010 en la sección Palmo a Palmo del diario La Opinión de Murcia, y cuya reproducción en esta pagina cuenta con la debida autorización del autor).

No hay comentarios:

Publicar un comentario